¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una grasa o lípido que se encuentra en la sangre de todas las personas. Sin embargo, el colesterol es un tipo de grasa que afecta de manera muy directa a la salud de las personas ya que el exceso de colesterol es muy perjudicial.

El colesterol es una grasa muy especial puesto que su composición química no es parecida a la de las grasas restantes. El colesterol que circula por la sangre tiene dos orígenes muy distintos: de los alimentos y del propio cuerpo que es capaz de formarlo. El colesterol es el mismo a todos los efectos, cualesquiera que sea su origen.

El colesterol no es bueno, ni malo. Lo indeseable es el exceso.

El colesterol se transporta en sangre a través de unas moléculas llamadas lipoproteínas. Hay dos tipos de lipoproteínas:

Las lipoproteínas de alta densidad: HDL son aquellas que se encargan de recoger el colesterol sobrante y transportarlo de nuevo al hígado para que sea eliminado. Por ello el colesterol que transportan las lipoproteínas HDL también se le denomina “colesterol bueno”.

Las lipoproteínas de baja densidad: LDL transportan el colesterol en la sangre para que se incorpore a los tejidos. El exceso se puede acumular en las paredes de las arterias dando lugar a un aumento de enfermedades cardiovasculares. Por ello el colesterol que transportan estas lipoproteínas LDL es conocido como “colesterol malo”.

arteria sin colesterol y con colesterol

Arteria sin colesterol y arteria con colesterol

El efecto beneficioso de los esteroles y estanoles en la reducción de los niveles de colesterol sanguíneo

Los estudios demuestran que con el consumo de 1-3g de esteroles y estanoles vegetales al día se logra reducir el colesterol sanguíneo. Sin embargo, con cantidades superiores a los 3g no se obtiene una reducción mayor. Así, el consumo diario de 2g de esteroles o estanoles vegetales suele disminuir el colesterol LDL en un 10%. Si se combina este consumo con una dieta sana que contenga pocas grasas saturadas, puede reducir incluso en un 15%.

El Comité Científico de la Alimentación Humana recomienda no superar el consumo de más de 3g al día ya que con esta cantidad no se reduce el colesterol en mayor medida. Por todo ello, la Comisión Europea ha autorizado el uso de esteroles y estanoles vegetales en la elaboración de alimentos como las margarinas amarillas, los aliños para ensaladas, la leche, las leches fermentadas, los yogures y el queso, las bebidas de soja, y las salsas picantes, siempre que se presenten en porciones que contengan cada una un máximo de 3g (si se consume una porción al día) o 1g (si se consumen tres porciones al día).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies