Dieta para la hipertension arterial

La hipertensión arterial (Hta) significa que los valores que ejerce la sangre sobre las arterias del cuerpo son superiores a los 140 mm/HG de presión máxima (sistólica) y 90mm/hg de presión mínima (diastólica).

Tener valores anormales de presión sanguínea es un indicativo de que las posibilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares y problemas renales, e incluso de sufrir ictus cerebrales aumentan, de ahí que sea una cuestión a la que se debe prestar la debida atención médica.

Si bien la alimentación no es una causa determinante en padecer hipertensión sí que influye en su control y en su regulación por lo que es necesario seguir una dieta para la hipertensien arterial.

El consumo de sal en las comidas y la obesidad son dos de los factores que agravan esta dolencia (muchas veces con origen desconocido o con origen hereditario)

controlar la hipertension

¿Cómo se mide la hipertensión?

Actualmente existen unos aparatos digitales llamados tensiómetros cuyo funcionamiento es muy sencillo y que hasta las personas mayores pueden usarlo ya que únicamente hay que pulsar un botón y que muestre el resultado.

Existen dos tipos de medidores digitales de presión arterial:

Esfigmomanómetro de muñeca: Que toma la tensión sobre la vena de la muñeca aunque los resultados no son del todo fiables 100%. La ventaja es que son los más económicos y para tener una idea bastante aproximada de la tensión arterial es suficiente.

Esfingomanómetro de brazo: Toma la tensión sobre la vena del brazo izquierdo que es el lugar más próximo del corazón. Sus mediciones son muy exactas y se usan este tipo de aparatos no solo a nivel usuario sino que también es usado en hospitales y centros de salud.

Existen muchos modelos y marcas, Omron, Aeg etc. pero el que yo utilizo es el medisana 51112 que me ha salido muy fiable y resistente. Tiene capacidad para grabar 60 mediciones de dos personas diferentes. Yo lo compre en Amazon porque me salía casi un 20% más barato que en la farmacia de mi barrio.

Proceso de toma de la tensión sanguínea: Elige un momento del día en que te encuentres relajado y en un sitio tranquilo. Siéntate en una silla y apoya el brazo izquierdo sobre una mesa. Coloca el manguito del tensiómetro digital en el antebrazo izquierdo, aprietas el botón “inicio” y esperas unos momentos a que el aparato de forma automática haga la medición y te muestre los valores de la presión sistólica y diastólica en la pantalla que lleva incorporada.

dieta para la hipertension

Recomendaciones nutricionales para controlar la hipertensión

Obesidad: Si tienes sobrepeso debes saber que las personas con un exceso de kilos tienen un riesgo entre dos y cinco veces mayor de sufrir de hipertensión con lo que los problemas de salud cardiovasculares aumentan en la misma proporción.

Consumo excesivo de alcohol: El consumo responsable de un vaso de vino o cerveza en las comidas puede ser hasta beneficioso para la salud cardiovascular pero un consumo excesivo puede resultar perjudicial.

Dieta baja en sal: La sal contiene un 40% de sodio, siendo éste el principal mineral que influye sobre la hipertensión. Las personas propensas a padecer esta dolencia deben reducir al máximo su ingesta para regular sus valores arteriales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece como cantidad idónea de sal 5 gramos al día, cuando los estudios demuestras que en España esa tasa prácticamente se duplica. Este abuso de ingesta en la dieta alimenticia de sal aumenta sustancialmente el riesgo de la aparición de enfermedades cardiovasculares incluso en personas no hipertensas.

Dieta cardiosaludable: En la dieta no solo debemos vigilar la sal sino que también la ingesta del tipo de alimento apropiado, para evitar enfermedades como la diabetes o el colesterol que pueden complicar aun más los problemas derivados de la hipertensión, teniendo en cuenta la importancia de las verduras para la dieta.

 

Alimentos para la hipertensión

A continuación exponemos una relación de alimentos beneficiosos y otros perjudiciales para la hipertensión arterial:

  • Evita las carnes muy ricas en grasas, así como embutidos, vísceras de animales o patés.
  • Evita los ahumados de carnes y pescados
  • En cuanto a los lácteos, procura evitar los quesos curados y semicurados
  • Evita bollería y las legumbres en conserva
  • Incluye en tu dieta diaria verduras, hortalizas y frutos

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies